TU TIEMPO; TU MEJOR INVERSION

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp

By ANTONIO GONZALEZ

A veces tengo la sensación de que la vida va demasiado deprisa, que transcurren los días, semanas, meses y años sin darnos cuenta y en muchos casos sin disfrutarlos plenamente. Este verano escuché una serie de charlas de un congreso online al que me apunté. La verdad es que muchos de los ponentes me sorprendieron y me aportaron una visión nueva y diferente, más amplia, de muchas cosas. Pero hubo una frase que me hizo reflexionar mucho; “lo más valioso que tenemos no es el dinero, es el tiempo, por eso es muy importante valorar cómo inviertes tu tiempo; no esperes buenos resultados si haces malas inversiones con tu tiempo”.

Esa frase me produjo una sacudida en muchos sentidos. Empecé a hacerme preguntas; ¿en qué estaba invirtiendo mi tiempo?, ¿cómo lo estaba invirtiendo?, ¿qué resultados estaba obteniendo de mis inversiones?. ¿estoy invirtiendo mi tiempo o lo estoy gastando?.

“sólo hay una persona que si desaparece de tu vida esta finaliza completamente; tú mismo”. Me doy cuenta que en muchas ocasiones confundimos el amor propio con el egoísmo.

Twitter
LinkedIn

Tras ese periodo de reflexión llegué a algunas conclusiones por mi experiencia personal y profesional que me animaron a hacer cambios en la gestión de mi tiempo. El otro día le preguntaba a un amigo; ¿cuál es la persona más importante de tu vida?. Leí hace no mucho una reflexión que me hizo darme cuenta de muchas cosas; “sólo hay una persona que si desaparece de tu vida esta finaliza completamente; tú mismo”. Me doy cuenta que en muchas ocasiones confundimos el amor propio con el egoísmo. Siento que por nuestra educación dedicarnos tiempo esta hasta mal visto. Un padre o una madre esforzada tiene que dedicar mucho tiempo a sus hijos que es lo más importante, al trabajo tenemos que dedicarle mucho tiempo, hay que esforzarse mucho y trabajar muchas horas; ¿cuánto tiempo nos dedicamos a nosotros mismos?. Si realmente somos la persona más importante de nuestra vida, deberíamos dedicarnos tiempo, ¿no creéis?.

Otra cuestión importante es si valoramos nuestro tiempo y el de los demás. Una de las frases que repito en mis sesiones como mentor y en los procesos de selección que hago o cuando quedo con amigos es que hay que poner en valor nuestro tiempo. Cuando alguien me dice que una cosa es barata o cara yo siempre digo que la calidad tiene un precio y que la percepción de caro o barato considero que está en función de lo que obtengas a cambio porque en ocasiones lo barato puede acabar siendo muy caro.

No creo en productos o servicios estáticos, creo en que hay que estar abierto a los cambios, a las mejoras, que cada proceso de selección, que cada sesión como mentor, como formador me puede aportar, enriquecerme y me ayuda a ser mejor profesional cada día. Ese tiempo, ese compromiso de las personas y empresas que confían en mi y en los servicios de mi empresa los valoro enormemente porque nos ayudan a mejorar cada día. Valorar nuestro tiempo también significa tener claro en qué condiciones podemos trabajar para obtener los mejores resultados posibles; siendo flexibles, pero teniendo claro cuál es el valor diferencial que aportamos.

Me gustaría compartir por último alguna de las cosas que me han ayudado para gestionar mejor mi tiempo y que he ido aprendiendo a través de formaciones, de talleres, de procesos de coaching, de experiencias compartidas, de mi propia inquietud personal que me ha llevado a leer, ver videos, asistir a conferencias,…

Si algo tengo claro es que más allá de la cantidad de tiempo que dediquemos, lo más importante es la calidad del tiempo que dediquemos a cada tarea que hagamos. Para ello es muy importante poner la mayor cantidad de atención posible en lo que hagamos sin distracciones (muy de la mano de la filosofía del Mindfullness; atención plena). Este verano he trabajado menos horas de lo habitual y con la mitad de tiempo conseguía mejores resultados.

Es importante definir objetivos a corto y medio plazo, definir tareas con tiempos aproximados, siendo flexibles, realizando un seguimiento de lo que vamos haciendo para poder valorar si hemos de cambiar algo o no. A mi me ayuda partir de lo general e ir concretando y especificando.

Establecer prioridades también me ayuda, procurando no abrir muchas tareas a la vez pues aunque podamos pensar lo contrario, los recursos de la mente son limitados por lo que si tengo que dividirlos entre muchas tareas las haré más despacio y peor.

Utilizar la tecnología como herramienta para optimizar mi tiempo. Hay aplicaciones muy buenas que pueden ayudarte; Evernote, trello, whatsapp,…
No hacer malas inversiones con mi tiempo. Tengo claro que es mi recurso más valioso, las críticas, el juicio a los demás, quejarme, tener una actitud negativa y poco proactiva, para mi son malas inversiones de mi tiempo.

Es importante tener claro, cuánto tiempo estamos dispuestos a dedicarnos a nosotros mismos y con qué calidad lo vamos a dedicar. Para mí el tiempo de calidad que me dedico es mi mejor inversión.

Algunas preguntas que te pueden ayudar; ¿qué es lo que quiero en mi vida?, ¿qué estoy dispuesto a hacer para conseguirlo?, ¿cuál es mi nivel de compromiso para llevarlo a cabo?, ¿cuánto tiempo me dedico y estoy dispuesto a dedicarme a partir de ahora?, ¿qué calidad tiene ese tiempo que me dedico?.

En base a mi experiencia, si invertimos mejor nuestro precioso tiempo obtendremos mejores resultados y nuestra calidad de vida aumentará.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp

Deja un comentario